Despues de una dura semana de trabajo y de estudio llegó el fin de semana, ahora lo que quiero es salir de discoteca, conocer chicas y emborracharme. Quedé con un par de amigos para salir y pasamos por varios locales bebiendo y comiendo, ya estabamos un poco borrachos y decidimos entrar en una disco. Alli habian chicas muy guapas y con ganas de marcha, yo seguí bebiendo mas y mas alcohol hasta el punto de no saber ni donde estaba, no sabía donde estaban mis amigos, me habia quedado completamente solo, pero a mi alrededor habian chicas guapísimas. Había una guarra cerca de mi que lo unico que hacia es bailar con su culo pegado a mi, yo no sabia bien a donde mirar pero veia como esa preciosa muchacha seguia rozando su culo con mi miembro. La tenia totalmente dura y me daba aun mas verguenza, presiento que la chica la notaba y que por eso continuaba, así que sin saber bien que hacer decidí colocar mis manos en su cintura bien para probar suerte, la chica no hizo ningun gesto raro y parecia que todo iba bien. El calor al sentir ese cuerpo extraño femenino me recorría todo el cuerpo y, empecé a bailar junto a ella, despues de varios minutos bailando y sin mediar palabra la chica se giro y empezo a bailarme de frente con cara de cachonda, veia su boca semiabierta y su lengua se movia rozando sus labios, mi pene reaccionaba cada vez mas y su dureza superaba a cualquier objeto que estuviera dentro del local. Nuestras bocas se unieron besandola desesperadamente, luego la chica me cogío del brazo y salimos de la disco. Fuimos caminando hasta su casa casi sin decirnos una palabra, ya sabía lo que ella buscaba y para mi era todo perfecto. Subimos a su pequeño piso y allí comenzamos a besarnos, mi boca comenzo a rodearla de arriba a abajo, la cogí en mis brazo y la llevé directa a la cama, luego cogí mi movil para que mis amigos vieran todo lo que me estaba sucediendo. Ella muy guarra le daba todo exactamente igual, estaba super caliente y se desnudaba lentamente y no se si para provocarme o debido a su alto grado de embriaguez. Mientras tanto continuaba grabando y ella con su mano en la boca desesperadamente cachonda veia como mi pene se dirigia hacia su coño, penetrandola duramente disfrutaba como si fuera lo unico que esperaba de esa noche, mas que ninguna otra cosa. Lo demás no hace falta contarlo, es mejor ver el video.

VER ENLACE PORNO PATROCINADO DE HOY